Quevedo (Martí Baquer i Joan Bassa)

Publicado en por Classe de 1er

VIDA DE QUEVEDO

 

Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas, poeta del Barroco, perteneciente a la corriente conceptista, nació en Madrid en 1580 y murió en Villanueva de los Infantes el 8 de septiembre de 1645. Sus padres desempeñaban altos cargos en la corte, por lo que desde su infancia estuvo en contacto con el ambiente político y cortesano. Estudió en el colegio imperial de los jesuitas, y, posteriormente, en las Universidades de Alcalá de Henares y de Valladolid, ciudad ésta donde adquirió su fama de gran poeta y se hizo famosa su rivalidad con Góngora.

En 1620 fue desterrado de la corte durante algún tiempo, recuperó el favor del rey Felipe IV y de su primer ministro el conde-duque de Olivares. En 1639 fue encarcelado por cinco años. Un año después de su liberación murió.

 

 

OBRAS POÉTICAS

 

Sus poesías, que aparecieron póstumas en el Parnaso Español (1648) y Las tres últimas musas (1670), son de orientación conceptista: asociación ingeniosa entre palabras e ideas.

 

Sus poemas pueden clasificarse en tres grandes grupos: filosóficos-morales, amorosos y satírico-burlescos.

 

1.     Filosóficos-morales: expresan el pesimismo del autor y de la época, su visión desengañada del mundo y de la vida.

2.     Amoroso: Quevedo escribió muchos poemas de amor siguiendo la tradición petrarquista. Para Quevedo el amor es la única fuerza humana capaz de superar la muerte.

3.     Satírico-burlesco: Es la faceta mas conocida de Quevedo ya que era con a que se sentía mas cómodo por su carácter, capacidad para jugar con las palabras y sus ideas. Las características de estos poemas son: las caricaturas, la ironía, la hipérbole, el contraste y la comicidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIO DE MIRÉ LOS MUROS DE LA PATRIA MÍA:

 

 

El poema es un soneto que tiene una rima consonante abrazada, los dos cuartetos y alternada los dos tercetos. Los versos son endecasílabos de arte mayor. Está escrito en primera persona porque suponemos que de esta manera hace el poema más íntimo y personal.

 

El poema se puede dividir en tres partes: la primera que va del verso 1 al 8 que nos explica la decadencia y ruina de España; la segunda parte va del verso 9 al 12 y nos explica el porqué de la decadencia de España; y finalmente la tercera parte que contiene los versos 13 y 14 que nos intenta transmitir su decepción hacia España.

 

En el primer cuarteto, Quevedo nos quiere decir la visión que tiene de su patria y nos  la transmite por el tipo de adjetivos y sustantivos  que usa, por ejemplo: “desmoronados”, “cansados”, “caduca su valentía”… Creemos que usa la palabra “muros” como símbolo de fuerza y de potencial; y “la patria” hace referencia a España. También creemos que el hecho de poner el posesivo “mía” al final del primer verso hace que de un aire mas personal. Seguidamente nos llama la atención el hecho de la no concordancia de número entre “un tiempo” y “fuertes ya desmoronados” suponiendo que nos quiere decir la perdida de fuerza de la patria. En el siguiente verso encontramos una hipérbole para poder resaltar el adjetivo “cansados” que creemos que quiere decir que España no quiere luchar más y dejando en segundo plano la expresión “carrera de la edad” que puede significar el paso del tiempo. A continuación dice que “caduca su valentía” suponiendo que quiere expresar la desgana por querer recuperar la unión y la fuerza de España.

 

En el segundo cuarteto cuando nos dice que “Salíme al campo: vi que el sol bebía” entendemos que fuera de España (que sería “al campo”) los otros países prosperan; hay una personificación “el sol bebía” suponiendo que la pudo poner porque el Sol y beber son aspectos fundamentales para la vida. En los tres últimos versos nos hace ver que la prosperidad de estos países no es tan buena: “desatados” puede significar descontrol y “con sombras hurtó su luz al día” significa que el mal se impone al bien.

 

En el primer terceto vuelve a mirar su patria “entré en mi casa”, ve que se esta quedando atrás con los otros países y que se esta debilitando. Cuando dice “amancillada” entendemos una deshonra psicológica también hay una deshonra física a España “anciana habitación” y otra “despojos”, una deshonra económica ya que significa que se queda con lo que sobra a los otros países a causa de las costosas guerras. Al final nos compara la patria con la vida de una persona ya que con la edad se tiende a jorobarse y a perder fuerza “más corvo y menos fuerte”.

 

En el segundo terceto al decir “Vencida de la edad sentí mi espada” puede significar que el país está exhausto de luchar, encontramos una hipérbaton para hacer resaltar el hecho de que esta vencido. En los dos últimos versos Quevedo intenta buscar cosas buenas de España del momento pero decepcionado no encuentra nada que no sea el recuerdo a la muerte.

 

En conclusión, este soneto es un ejemplo de tempus fugit es decir, tenemos que aprovechar el tiempo porque cuando te das cuenta ya eres viejo.

Comentar este post